Un parto vaginal no siempre es normal

Teresa acude a mi consulta y al realizar la historia clínica le pregunto:

– ¿Cuantos hijos tienes?

– Teresa: 2 hijos

– ¿Han sido 2 partos normales?

– Teresa: si.

– ¿Sin fórceps ni ventosa?

– Teresa: bueno no, el primero fue con ventosa y el otro si fue normal.

– Te das cuenta Teresa de que la primera vez que te pregunté me dijiste que fueron dos partos normales y he tenido que preguntarte específicamente cómo fueron para asegurarme cómo habían sido realmente. ¿Qué opinas de esto?

– Teresa: pufff, pues es verdad.

Y empezó a contarme la historia de su primer parto. Resulta que hace 20 años acudió a una clínica privada porque todo su entorno le había hablado estupendamente del ginecólogo que allí trabajaba. Teresa llegó de parto a la clínica y cuando ya había dilatado por completo la llevaron al paritorio. Hasta entonces había estado en una habitación, acompañada de su pareja, pero al llevarla al paritorio fue sola. Allí sin previo aviso la durmieron por completo y extrajeron a su bebé con ventosa.

Al despertar en la habitación, estaba muy asustada y no dejaba de preguntarle a su marido qué había pasado. Escuchaba llorar a su bebé en la cuna que tenía al lado de su cama, pero no lo reconocía como su hijo, no se creía que era suyo. Las palabras textuales de Teresa a su marido fueron “llévame otra vez al paritorio que quiero volver a parir, yo no se si este es mi hijo”. Me confesó que tardó mucho tiempo en quererlo.

Desgraciadamente, me pasa con frecuencia que me respondan que los partos han sido normales y después descubrir que no ha sido así. ¿Cómo hemos llegado al punto en el que pensamos que un fórceps o una ventosa es un parto normal? ¿Cómo es posible que Teresa piense que la forma en la que nació su primer hijo fue normal? La respuesta de Teresa a esta pregunta fue: “es que yo pensaba que lo que no era normal era la cesárea, pero mira… déjaselo muy claro a todas las mujeres, sobre todo que no se dejen dormir, yo fui al parto de mi segundo hijo con mucho miedo, a otra clínica por supuesto y le pedí al ginecólogo que por favor no me durmiese ni me pusiese la epidural bajo ningún concepto, que yo quería vivirlo todo, todo, todo. La verdad es que duele muchísimo, y pedí la epidural, pero al final no me la pusieron porque me recordaron lo que les dije y la verdad, que con todo lo que duele, a día de hoy, lo repetiría mil veces. Cuando vi nacer a mi hijo y me lo pusieron encima, fue una sensación maravillosa y me dije: ahora si”.

Y no puedo decir que esta historia me sorprenda, porque la he vivido con mis propios ojos en otras ocasiones. El impacto emocional que causa no ver nacer a un hijo, puede ocasionar un rechazo inicial… al fin y al cabo somos mamíferos ¿Cuántas veces no hemos oído historias de animales que rechazan a sus crías porque no las han visto nacer?

Por si no les queda claro que un fórceps o una ventosa es un parto traumático, intervenido… DE TODO MENOS NORMAL, aunque sea vaginal, expongo estas imágenes. Recomiendo abstenerse de verlas a los que crean que puede herir su sensibilidad.

fórceps

fórceps

fórceps

Incluso hay profesionales que se permiten el lujo de enseñar cómo hacer un fórceps con el bebé real. Esto es pura violencia obstétrica.

Incluso hay profesionales que se permiten el lujo de enseñar cómo hacer un fórceps con el bebé real. Esto es pura violencia obstétrica.

fórceps y ventosa

Anuncios

10 comentarios en “Un parto vaginal no siempre es normal

  1. Ainsss. A mí me ha pasado tantas veces… Soy comadrona y no he entendido la última foto hasta que lo has explicado. Pensé que ya nada podría horrorizarme. Que lo había visto todo… Estaba equivocada.
    Un abrazo,
    Irene.

  2. Pingback: Lecturas dominicales (VI) | Bebé a go-goBebé a go-go

  3. esto no es natural. Cuando empezaremos a ver las cosas como son! Las mujeres a sacar las vendas y luchar! Ya somos muchas pero tenemos que ser mas y mas. BASTA de violencia obstetrica!

    • Esto es verdad. … yo tuve una pérdida ya estando de casi cuatro meses de gestacion.. por falta de recursos economicos tuve que dirigirme a un seguro materno para que me ayuden…. el servicio materno en mi país (Bolivia ) se llama sumi. . La atención es pésima. .. el servicio es lento…y lo mas traumatizante que me haya podido pasar en mi vida… A la edad gestacional que tenía no utilizaron anestesia general… me practicaron un Ameu que según tengo por entendido solo se debe hacer hasta las doce semanas…pues después es sumamente peligroso y cruelmente doloroso. .. a Dios gracias hoy estoy recuperada pero esa trauma ne a quitado la confianza de volver a ser mamá!
      Ya es hora de exigir mejores condiciones y un trato digno .. somos personas y tenemos derechos !

  4. Pingback: Lecturas dominicales (VI) | Escuela para papas

  5. El de la última foto es un grandísimo mamón. Me muero de pena. Pobre bebé. Ese niño ahi no pinta nada. Los primeros minutos de su vida sirviendo de maldito ejemplo,
    Como un perrito. Y digo mamón por no soltar palabrotas

  6. Es horrible. Creo q yo montaría en cólera si me hicieran esto aunque me juraran q es absolutamente necesario. No me fiaría. Es horrible, las imágenes sobre todo la última son espantosas. Pero gracias por publicar estas temas con la crudeza suficiente para q la gente q lo lea comprenda q NO es normal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s