Yo soy la protagonista de mi parto

Me encantaría decir que la atención al parto en España es respetuosa y humanizada de forma general, pero la realidad es que todavía nos falta mucho que mejorar.

Estamos en el camino, es una revolución lenta pero imparable, pero como toda revolución ha de ser todos juntos, luchando por un bien común.

De nada sirve que los profesionales luchemos por cambiar prácticas obsoletas si nuestros propios compañeros no tienen conciencia de que así lo son. Y de nada sirve que las mujeres se informen si no es para empoderarse.

Es decir, de nada sirve explicar en las clases de educación maternal que la maniobra de Kristeller no se debe realizar, si después un compañero que atiende un parto la hace y piensa que está haciendo lo correcto.

De nada sirve que en las clases de educación maternal expliquemos que la oxitocina no se debe emplear para acelerar un parto, si después una mujer que no quiere que le pongan oxitocina en su parto accede por sumisión al profesional que le atiende.

La información y la preparación al parto es necesaria, ¿cómo si no, sabes que tienes el poder de tu parto?

Cuánta veces he oído: “¿me dejaran ponerme en la postura que yo quiera?”, “¿Me dejarán beber líquidos?”, “¿me dejarán…..?”, “¿me dejarán…..?”, “¿me dejarán…..?”

¡NO ES “ME DEJARÁN”! Empecemos a creernos que el “EL PARTO ES NUESTRO” y que los profesionales estamos para guiar y cuidar, pero no para imponer.

Aunque la atención en España haya sido así hasta ahora, aunque estemos acostumbrados a una sanidad paternalista: “El profesional es el que sabe y yo me dejo hacer”; y por mucho que nos digan: “es que el protocolo de este hospital es así”, EL PODER DEL PARTO LO TIENE LA MUJER y si no estás de acuerdo con un protocolo o la decisión de un profesional, porque no se ajusta a tus necesidades o no es lo que tú quieres, TÚ DECIDES si quieres seguirlo o no.

Y para poder decidir hay que estar BIEN INFORMADA, basando tus decisiones en la  evidencia científica y en las recomendaciones de buena praxis que proponen las organizaciones como por ejemplo la Organización Mundial de la Salud o la Estrategia de Atención al Parto Normal del Ministerio de Sanidad.

Uno de los ejemplos más claros es el protocolo de rotura prematura de membranas. En muchos hospitales españoles si rompes la bolsa pero no estás de parto, inmediatamente te inducen el parto, con todo lo que supone una inducción. Bien, pues si la evidencia científica disponible señala que la mayoría de las mujeres con un embarazo a término, se ponen de parto de forma espontánea en las primeras 24 horas tras la rotura de la bolsa y que la recomendación es esperar; por mucho que el protocolo de tu hospital sea inducir el parto inmediatamente, SI TÚ NO QUIERES ESO, TE PUEDES NEGAR.

Lo ideal, si nuestra atención profesional no fuese paternalista, es que te expusiesen todas las opciones: “mira aquí tenemos este protocolo, pero en otros lugares se hace de esta otra manera… las tasas de éxito son así o asá…. las complicaciones que surgen haciéndolo así son estas….. de la otra manera son esas … tú decides”.

Todas las mujeres debemos tomar parte activa en nuestros procesos, informándonos y preparándonos, al igual que los profesionales debemos realizar el compromiso de que nuestros cuidados y consejos sean para ayudar y guiar, pero no para imponer.

Esto es lo que se llama EMPODERAMIENTO, porque todo lo demás es una relación de poder-sumisión.

¿Qué vas a ser tú: mujer empoderada o mujer sumisa?

SERÉ LA PROTAGONISTA DE MI PARTO

Y el profesional te dirá: PARIRÁS CON PODER

La diosa en el parto

Quizás te interese:

–      “Nosotras parimos, nosotras decidimos”. Matrona Taurt

–      ¿Pueden rechazar mi Plan de Parto?. El Parto es Nuestro

–      “Nacer en un entorno amigable”: entre lo agradable y la sumisión. El Parto es Nuestro

–      “Nosotras parimos, nosotras decidimos”. Francisca Fernández Guillén, abogada

–      “Algunos aspectos jurídicos de la atención al parto”. Francisca Fernández Guillén, abogada 

Anuncios

Un comentario en “Yo soy la protagonista de mi parto

  1. Como mujer informada antes de parir tengo que decir que durante el parto es bastante difícil luchar para hacer valer tus derechos frente a los profesionales sanitarios. Evidentemente hay un cambio que se tiene que producir en la sociedad, las mujeres debemos saber que tenemos derecho a tener un parto digno, informado y respetado, pero también es fundamental que ese cambio se opere en el personal sanitario.

    En mi parto dejaron de informarme para que no me negara después de mi primera pelea por que no me pusieran un enema (que al final me pusieron). Directamente fui engañada para no tener que discutir conmigo cada una de sus intervenciones y además se me trató fatal porque claro, les caí mal al llegar exigiendo mis derechos. En esa situación la mujer está en posición de desventaja total y absoluta y es imposible vivir una buena experiencia si se tiene que luchar y se es maltratada.

    Como bien dices, de qué sirve que las mujeres estemos informadas si luego hemos de someternos a la voluntad de los sanitarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s